Search

Protección de datos: Harboe presenta proyecto y "presiona" al Gobierno


La iniciativa legal surge ante la ausencia de una respuesta del Ejecutivo sobre la materia pese al compromiso adquirido por Chile ante la OCDE.

Un proyecto que busca derogar la Ley 19.628 sobre protección a la vida privada y reemplazarla por una nueva regulación que aborde la protección de los datos personales fue presentado por el senador (PPD), Felipe Harboe. La iniciativa legal apunta a modernizar la legislación chilena sobre la materia que data desde 1999 y no está adecuada a los estándares internacionales exigidos por la OCDE a sus miembros. Además, el envío de la moción parlamentaria se enmarca en los reiterados anuncios del Gobierno en torno a que presentaría un proyecto de ley sobre la materia antes del cierre del año legislativo esta semana. La moción que Harboe ingresó el 17 de enero a la oficina de partes y cuenta con el patrocinio de los otros cuatro integrantes de la Comisión de Constitución, regula el tratamiento de los datos personales, sean manuales o automatizados, independiente del medio o soporte en que se encuentren contenidos, pero excluye los datos almacenados para actividades relacionadas con la vida privada y familiar. 1) Aplicación El proyecto de ley se aplica al tratamiento de datos personales realizado por un responsable o encargado en el territorio nacional, independiente de que tenga lugar o no en Chile. También se aplica al tratamiento de datos personales cuyos titulares residan en Chile por parte de un responsable o encargado no establecido en Chile, cuando las actividades de tratamiento estén relacionadas con la oferta de bienes o servicios a dichos titulares en Chile, independientemente de si a éstos se les requiere su pago, o el control de su comportamiento, en la medida en que éste tenga lugar en Chile. 2) Licitud El tratamiento de datos personales sólo será licito si el titular dio su consentimiento para uno o varios fines específicos: si el tratamiento es necesario para la ejecución de un contrato en el que el titular sea parte, o para la aplicación a petición de éste de medidas precontractuales; si el tratamiento es necesario para el cumplimiento de una obligación legal aplicada al responsable del proceso de tratamiento de datos personales; si el tratamiento es necesario para proteger intereses vitales del titular u otra persona natural; si el tratamiento debe ser realizado por los órganos del Estado en el ejercicio de sus competencias; si el tratamiento es necesario para la satisfacción de intereses legítimos del responsable del tratamiento o por un tercero, siempre que los datos hubiesen sido obtenidos de una fuente de acceso público, y que dichos intereses no predominen sobre los intereses o derechos fundamentales de los titulares de los datos. Además, el tratamiento de datos personales sólo será licito sobre los mayores de 14 años. Si son menores, se deberá contar con el consentimiento de los padres o de su representante legal. 3) Principios Asimismo, la moción parlamentaria estipula que el tratamiento de datos personales se someterá a los principios de legitimidad, finalidad, calidad, proporcionalidad, transparencia, responsabilidad y rendición de cuentas, confidencialidad, minimización, temporalidad y seguridad. Además, establece la diferenciación de los datos sensibles o especialmente protegidos (como los antecedentes de salud) y se hace cargo del tratamiento de éstos. 4) Infracciones El proyecto divide las infracciones a la norma en leves, graves y muy graves definiendo respectivamente un rango de multa (Ver tabla). Sin embargo, las multas se aplicarán al infractor considerando un tope equivalente al 5% de sus ventas globales en el último ejercicio comercial. Pero ante la reiteración de infracciones muy graves, el tribunal podrá aplicar como sanción accesoria la inhabilitación perpetua de la base de datos infractora. Las multas impuestas por el tribunal serán de beneficio fiscal y deberán ser pagadas en la Tesorería General de la República. Las acciones para reclamar las infracciones muy graves prescribirán a los 3 años, las graves a los 2 años y las leves al año.