Search

“El control del poder debe hacerse a través de órganos que también tengan un sistema de control, que


Una respuesta a la defensa del Tribunal Constitucional, esbozada por su presidente, Iván Aróstica, mientras llevaba a cabo la cuenta pública del organismo, realizó el senador del PPD Felipe Harboe, quien a inicios del mes de abril presentó una propuesta de reforma constitucional, junto a otros parlamentarios, para revisar el funcionamiento del TC y modificar sus actuales facultades.

En su discurso, Aróstica apuntó a que el organismo no representaba un factor de inmovilismo de la democracia, señalando que se trataba de un agente de perfeccionamiento del sistema político, aseveración que causó la reacción del parlamentario de oposición, quien expuso que las facultades del tribunal pasan a llevar a las mayorías parlamentarias y que la falta de sistemas de control que posee el tribunal constituyen un problema.

“Estoy de acuerdo con que existan organismos que controlen el poder para evitar los abusos”, señaló Harboe. “Lo que no me parece adecuado es que tengamos un Tribunal Constitucional que se arrogue facultades de control preventivo inéditas en el mundo, donde se comienza a afectar las mayorías en el parlamento y que, además, es un organismo que carece de sistemas de control, toda vez que sus fallos son inapelables y adicionalmente sus miembros no están sujetos a ningún tipo de control o incluso de posibilidad de remoción, dado que son inamovibles”, expresó el senador.

En este sentido, el legislador indicó la necesidad de que el TC posea sistemas de control, “que no es el caso del Tribunal Constitucional chileno”, dijo.

Así, el parlamentario sugirió la eliminación del control preventivo y devolver a la Exma. Corte Suprema de Justicia el recurso de inaplicabilidad por inconstitucionalidad “, a efecto de evitar que un órgano integrado por personas que no tienen formación judicial, intervenga activamente y pueda incluso contravenir fallos de los tribunales de justicia”, cerró.