Search

No hay consenso por efectos de cambio curricular que termina con obligatoriedad de Historia y Educac


Senadores, representantes del mundo académico y del Ejecutivo analizaron las modificaciones a la malla curricular de los alumnos de tercero y cuarto medio, en una sesión especial de Sala.

La decisión de eliminar la obligatoriedad de las clases de historia y de educación física para los alumnos de tercero y cuarto medio sigue generando discrepancias. Así quedó de manifiesto en la sesión especial que convocó el Senado para analizar los cambios curriculares que propuso el Consejo Nacional de Educación, oportunidad en que parlamentarios y representantes de los distintos sectores vinculados al tema pudieron dar a conocer sus opiniones sobre la decisión.

En la sesión que se prolongó por más de dos horas hicieron uso de la palabra el presidente del Consejo Nacional de Educación, Pedro Montt; el premio Nacional de Historia, Jorge Hidalgo; la directora del Demre, Leonor Varas; el presidente de la Comisión Académica Nacional de Educación Física, Omar Fernández; el director del proyecto Apec, Roberto Araya; la presidenta del Consejo de decanos de educación del Cruch, Lorena Medina; el presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar y la Ministras de Educación Marcela Cubillos.

También intervinieron los senadores Guido Girardi, Andrés Allamand, Yasna Provoste, Ricardo Lagos Weber, José García Ruminot, Carlos Montes, Alejandro Guillier, Jaime Quintana, Ena Von Baer, Francisco Chahuán, Juan Ignacio Latorre y Alejandro Navarro.

REFORMA CURRICULAR

El primero en hacer uso de la palabra fue el titular del Consejo Nacional de Educación quien explicó que los cambios al currículum se hicieron después de analizar más de 190 informes y 60 audiencias con distintos expertos. Indicó que la reforma apunta a terminar con el “desbalance” que existe entre los planes de estudio que tienen los estudiantes del área científico-humanista con los de la educación técnica profesional, lo que se ve reflejado al momento de querer acceder a la educación superior. Agregó que la idea es establecer y amplificar un núcleo común para todos los estudiantes y abrir un abanico de 27 cursos electivos que le permitirá a los estudiantes combinar según sus intereses.

En tanto, el premio nacional de historia manifestó que esta reforma le parece “un tremendo error que debe ser corregido” argumentando que si no se respeta esta disciplina y no se pone al alcance de los estudiantes “vamos a tener un apagón cultural, un apagón político y un apagón de conciencia de los ciudadanos. Vamos a tener peores ciudadanos”.

La directora del Demre indicó que esta propuesta cruzó dos gobiernos y se consultó a muchos expertos antes de aplicarla. Indicó que busca equidad para la rama técnico profesional, que se ha visto perjudicada por la PSU, destacando que con estos cambios no habrá estudiantes perjudicados al momento de la selección.

En tanto, el representante de las Escuelas de Educación Física manifestó que existe evidencia científica para demostrar que se debe continuar con la obligatoriedad de ese ramo, más aún cuando se trata de las edades más sensibles de riesgo sicosocial.

El director del proyecto Apec hizo un llamado a la integración, señalando la importancia de contar con un plan común para los distintos alumnos. Agregó que es fundamental comenzar a ver distintas formas de enseñar tal como se hace en países más avanzados en esta materia.

Por su parte, la representante de los decanos de educación señaló que la estructura del nuevo currículum tiene una mirada de futuro interesante y una propuesta adecuada. Agregó que es un buen avance que la educación técnico profesional, no obstante planteó el aplazamiento de la implementación para tener un plan de equipamiento acorde.

El presidente de los profesores señaló que se impone un falso debate entre obligatoriedad y electividad. Señaló que el proceso de consulta sólo se hizo en la primera parte y que en las restantes 7 versiones, dicha participación no ocurrió.

DISCREPANCIAS

El senador Girardi recalcó que “la educación de futuro se plantea como personalizada y con apoyo de la neurociencia”, por lo mismo, fue especialmente crítico con el cambio curricular en lo relativo a educación física y solicitó que este tipo de decisiones “tomen en cuenta la opinión del mundo científico y la evidencia médica”. “Es una insensatez disminuir las horas de educación física”.

A su turno, el senador Allamand, señaló que “el objetivo de entregar la facultad de definición de la malla curricular al Consejo Nacional de Educación fue evitar precisamente lo que está ocurriendo hoy: que los gobiernos de turno tengan la facultad de cambiar los currículums, por eso en el Congreso aprobamos la facultad para que el CNED fuera el organismo técnico y participativo”. A su juicio, con “este debate lo que está en juego es retrotraer el debate y transformar al CNED en un elemento casi decorativo”.

En tanto, la senadora Provoste fue categórica en el sentido de asegurar que “lo que está en juego es cuál es la sociedad que queremos construir y las personas que queremos formar”. Agregó que “debemos hacernos cargo de la inflexión política, económica y social y actuar en consecuencia”… “la reforma curricular no empareja la cancha y tampoco permite el desarrollo”. “Tenemos la convicción que es un apagón cultural y representa un riesgo a la salud de los jóvenes”.

En tanto, el senador Lagos Weber aseveró que la pregunta de fondo es si “el trabajo que hace el CNED es inamovible o debe dar garantías y dejarnos a todos conformes”. Aseguró que “las asignaturas de Historia y Educación Física deberían están en el plan común obligatorio, sé que hay diferencias pero deberíamos contar con un base común para abordar los cambios sociales en Chile”. Asimismo, manifestó que las facultades de un Consejo no puede pasar por alto la opinión de científicos”.

A su turno, el senador García Ruminot recordó su experiencia como “egresado del Liceo Técnico de Temuco y cuando se dice que los alumnos de la educación superior hemos sido perjudicados, así es”. “Si estamos en presencia de una reforma curricular que contribuirá a evitar la discriminación bienvenido sea, creo que estamos frente a un gran desafío y una oportunidad para mejorar la igualdad de oportunidades”.

El senador Montes dijo que es fundamental que el Parlamento discuta esto y que haya control democrático, pues es necesario ver si el curriculum responde a ciertos objetivos generales. Indicó que lo fundamental es ver cómo vamos construyendo la trayectoria educativa de los jóvenes que la clase política se abra a estos debates.

El senador Guillier señaló que el cuerpo de los chilenos está enfermo y la solución no está en los hospitales, sino que en las escuelas. No obstante, indicó que es difícil que por la sola vía de los cambios curriculares se arregle algo en el país.

En tanto, el senador Quintana manifestó que en otros países existe un mínimo de condiciones materiales donde se puede ejercer esa libertad, pero en Chile la realidad es distinta, pues si se elimina del currículum obligatorio la educación física, la realidad con que enfrentan ese tema jóvenes de distintas clases sociales, es muy diferente.

La senadora Von Baer señaló que con los cambios curriculares hay jóvenes que van a llegar mejor preparados a la universidad. Indicó que es necesario saber reflexionar sobre estos cambios e ir mirando el currículum de acuerdo a las necesidades del mundo actual.

El senador Chahuán dijo que se requiere salvaguardar las horas de historia y de educación física pues son claves en el desarrollo de los jóvenes. Manifestó que el problema dice relación con la institucionalidad, pues el congreso delegó una responsabilidad y es necesario ver qué herramientas hay para evaluar.

Por su parte, el senador Latorre señaló que es imprescindible que este tipo de modificaciones sean discutidas y deliberadas públicamente y que se explique cómo se va a implementar las horas de electividad y que no se ocupen para talleres de Simce y PSU.

Finalmente el senador Navarro indicó en que se tiene que definir si vamos a ser competitivos, productivos, hedonistas y modernos o vamos a tener una base de filosofía, artistas y deportes. En su opinión, se debe cambiar el modelo.

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, lamentó que a esta sesión no se haya invitado a su antecesora, la ministra Adriana Delpiano para que “pudiera hacerse cargo de las críticas durísimas que ha tenido la propuesta de cambio curricular que impulsó en 2017. Fue un trabajo de más de 3 años y cuando en diciembre de 2017 se ingresaron las bases curriculares –sin historia y educación física- no hubo ni una sola declaración ni crítica”.

Aseveró que más allá de las críticas “a nuestro juicio este es un buen curriculum porque lo que hace es contribuir con más y mejores espacios de libertad para que los jóvenes puedan ir eligiendo según sus intereses”.